Saltar al contenido

No hagas esto con el ambar!

No hagas esto con la piedra ambar

El ámbar es una piedra preciosa con un color cálido y una belleza única. Esta piedra se ha utilizado durante siglos para hacer joyas y otros objetos decorativos. El ámbar también tiene propiedades curativas y se cree que puede ayudar a aliviar el dolor y la ansiedad.

Sin embargo, para disfrutar de los beneficios del ámbar, es importante tratarlo correctamente. En este artículo, te contamos los errores comunes que debes evitar al tratar el ámbar y te damos algunos consejos para mantener su belleza y propiedades.

El ámbar es una piedra sumamente delicada que requiere de un cuidado especial para mantener su belleza y propiedades curativas. A continuación, te mencionamos algunos fallos que debes evitar al tratar el ámbar.


Índice

Errores comunes al tratar el ámbar

No expongas el ámbar a altas temperaturas

El ámbar es una piedra que se puede ver afectada por altas temperaturas ya que no deja de ser una resina fosilizada. Es importante tener en cuenta que el ámbar puede perder su brillo y color natural si se expone a temperaturas extremadamente altas. Además, también puede afectar su capacidad curativa y propiedades energéticas.

Por esta razón, se recomienda evitar colocar el ámbar cerca de fuentes de calor, como la estufa o la chimenea. También es importante no exponer el ámbar a la luz solar directa por largos períodos de tiempo, ya que esto también puede afectar su apariencia y propiedades curativas.

No uses productos químicos para limpiar el ámbar

Los productos químicos pueden afectar la estructura del ámbar, causando daños irreversibles.

Los productos químicos como el alcohol, el amoníaco y el cloro, son abrasivos y pueden afectar la superficie del ámbar. Estos productos pueden causar decoloración, agrietamiento y debilidad en la piedra. Además, los productos químicos también pueden afectar las propiedades curativas y energéticas del ámbar.

En lugar de usar productos químicos para limpiar el ámbar, se recomienda utilizar métodos suaves y naturales. Puedes utilizar agua tibia y jabón suave para limpiar la superficie del ámbar. También es recomendable utilizar un paño suave o un cepillo de dientes suave para eliminar la suciedad y el polvo acumulado. De esta manera, puedes mantener la belleza y propiedades curativas del ámbar sin afectar su estructura natural.

No utilices objetos afilados para limpiar el ámbar

El ámbar es una piedra preciosa que requiere un cuidado especial para preservar su belleza y propiedades naturales.

Es fundamental evitar el uso de objetos afilados o ásperos para su limpieza, ya que pueden generar rayones en su superficie.

Esta piedra dorada se encuentra en la escala de Mohs con una dureza de aproximadamente 2,5, lo que lo hace más susceptible de ser rayado por otros minerales, como el cuarzo. Es por esto que la superficie del ámbar es muy delicada y susceptible a daños por objetos afilados como el acero de los cuchillos o estropajos.

No almacenes el ámbar en lugares húmedos

El ámbar es sensible a la humedad, por lo que es importante no almacenarlo en lugares húmedos o cerca de fuentes de agua. Es recomendable guardarlo en un lugar seco y fresco para preservar su belleza y propiedades curativas.

Evita cometer estos errores comunes al tratar el ámbar para asegurarte de que dure por mucho tiempo y puedas disfrutar de sus beneficios.


Cómo limpiar el ámbar correctamente

Para mantener el ámbar limpio y en buen estado, sigue estos consejos de limpieza:

  1. Limpia el ámbar regularmente: El ámbar puede acumular suciedad y polvo con el tiempo, por lo que es importante limpiarlo regularmente. Limpia el ámbar con un paño suave o un cepillo de dientes suave para quitar la suciedad.
  2. Utiliza agua tibia y jabón suave: Para limpiar el ámbar, utiliza agua tibia y jabón suave. No uses productos químicos fuertes o limpiadores abrasivos.
  3. Seca el ámbar con un paño suave: Después de limpiar el ámbar, sécalo con un paño suave para evitar que se acumule humedad.

Cómo almacenar el ámbar

El almacenamiento adecuado es esencial para mantener la belleza y las propiedades del ámbar. Sigue estos consejos para almacenar el ámbar:

  • Almacena el ámbar en un lugar fresco y seco: El ámbar no debe exponerse a la luz solar directa o a temperaturas extremas. Almacénalo en un lugar fresco y seco, lejos de la humedad y la luz intensa.
  • Envuelve el ámbar en un paño suave: Cuando guardes el ámbar, envuélvelo en un paño suave para evitar que se raye o se dañe.
  • Guarda el ámbar por separado: Si tienes varias piezas de ámbar, guarda cada una de las piedras por separado

Relacionados

¿Cómo saber mi piedra de nacimiento?

¿Te preguntas cuál es tu piedra de nacimiento y su color? ¡Estás en el sitio correcto! Aquí tienes una guía práctica para descubrir tu piedra…

La escala de Mohs para novatos

Índice¿Que es la escala de Mohs? La escala de dureza mineral de Mohs es una escala ordinal cualitativa que caracteriza la resistencia al rayado de…